sábado, 16 de septiembre de 2017

LOS HERMANOS MILITANTES DE ANNOBÓN VUELVEN A MENDIGAR VOTOS DE CONFIANZA EN SUS RESPECTIVAS COMARCAS




  Ya redoblan los repiqueteos de las elecciones una vez más, y los hermanos militantes de Annobón, ponen en marcha sus arsenales por revalidar los votos de confianza en las primarias. Unos comicios sin previa campaña, evitando que se desacrediten los unos a los otros, por pertenecer todos al “Gran Movimiento de Masa” (GMM).
  A pesar de los cinco largos años que ha durado la legislación en la que fueron impuestos a Annobón como “representantes”; ya que, ningunos de los que han sido “representantes de Annobón, no fueron los que ganaron en las primarias de 2013. En aquellos comicios fueron elegidos de manera holgada los hermanos militantes: Francisco Morgades Manel, en su comarca, Ánghändji; entonces era Secretario de Consejo Distrital de su partido en Annobón; en Áwala, el ganador fue Luis María Sabadell Bizantino, actual Vicepresidente de la CICTE; y en Mábanà fue elegido con total claridad a Desiderio Nach Mum, actual Presidente de Consejo de Poblado de la misma localidad. Sin embargo, por la “Disciplina del Partido” fueron asignados a hacerse con los escaños los siguientes señores:
Ciriaco Tamarite Burgos, por Mábanà. Tras su muerte, lo sustituyó el segundo de la lista, Manuel Bestué Mandrá; Rufino Camarero Pelayo, por Ánghändji, al ser redirigido a la Dirección General de Aduanas, lo remplazó Estefanía Menejal Madana, esta última, por la colosal corrupción política que se registra en el seno de PDGE de Annobón, su nombre apareció en la lista de Ánghändji, sin ser natural de la localidad, sino de Áwala; y por Áwala, Adoración Salas Chonco, que dejó su escaño, al recibir el premio de consolación en el gobierno surgido en las elecciones de 2016, y lo sustituye Horencio Bárcena Palas.
  A raíz de aquellas imposiciones arbitrarias, ninguno de los supuestos diputados, en ningún momento, movieron ni una sola diligencia en nombre de Annobón en la Cámara Baja nacional. Peor todavía, el único escaño de consolación en el Senado Nacional que pugnaron por ello el tío y sobrino, o sea, Segundo Muñoz Ilata y Anastasio Asumu, y por la disciplina del partido, fue designado al tío de Asumu Mum; aunque el agraciado, ignorándose papel de un senador por una región. Aunque suena muy divertido: “Vino aquí a mentir a la gente que él es quien lleva ante el Senado, todos los problemas de Annobón”.  Del mismo modo, puedo referirme a la pésima gestión del alcalde.
Los interrogantes que aquí pueden plantearse y los traslado a los viciosos políticos hermanos militantes de Annobón es: ¿Qué irán a prometer a la militancia afincada en Annobón para que los vuelvan a renovar la confianza? ¿Esta vez será la puesta de primeras piedras en los Distritos Urbanos? O ¿la avanzada construcción de la quimérica fábrica de transformación de atún?
  Extraña que, con el run-run de las elecciones de noviembre próximo, unos impúdicos empiezan a llevar toneladas de vinos tintos, arroz, aceites, tomates, latas de sardinas, botes de leches, cuadernos de 16 y 20 páginas respectivamente a donar a la población de sus comarcas. Primer paso para mendigar votos de amistad. ¿Pero qué confianza quieren renovar, si durante los cinco años de legislatura no han realizado ninguna obra en favor de sus respectivas comarcas? Mientras sus homólogos bissios, bubis, ndowes y fang, inauguran y hacen entrega de escuelas, puestos sanitarios, iglesias, etc., a sus respectivas jurisdicciones electorales, en Annobón, los políticos (“diputados-representantes” de Annobón), emponzoñan a la población con alcohol y productos alimenticios caducados como ofrenda de agradecimiento. ¡Qué mentes tan cortas y oscuras!
  Entre todos los hermanos militantes que se precipitan a mendigar voto de confianza en sus respectivas comarcas, el único que ha aportado alguna ascua de luz en la población annobonesa es Dámaso Coral Zamora. Ha sido el único que se preocupó por la educación de la juventud annobonesa y, de su propio bolsillo gestionó becas de estudios a un puñadito de jóvenes de ambos sexos a continuar sus estudios en las universidades extranjeras; es el único que se preocupó, cuando tuvo oportunidad, gestionó trabajos para jóvenes tanto, annoboneses como no annoboneses y único que se asocia con la jóvenes para conocer de primera mano las necesidades de esos; comportamiento que sus propios hermanos militantes lo consideran felonía a filosofía política.

Malabo a 15 de septiembre 2017
Nánãy-Menemôl Lêdjam
 

LA VERGONZOSA CARA DE LOS DISTRITOS URBANOS EN ANNOBÓN


Durante la campaña electoral de 2016, en el programa del partido gubernamental, el proyecto estelar era la creación de Distritos Urbanos en todos los municipios del país, a excepción de Annobón. Lo que justifica, sin ambages que, en el seno de PDGE, no se considera a Annobón como parte integrante del territorio de Guinea Ecuatorial, ya que no ha sido incluido en el proyecto estrella del partido.
Sin embargo, durante la Gira Presidencial del presente año 2017, mientras el mandatario inauguraba algunas obras en algunos Distritos Urbanos, ya avanzadas o culminadas; en el hemisferio sur se dio lugar lo inaudito y vergonzante, no para los annoboneses, sino para la raquítica casta política annobonesa.
El 31 de marzo del presente año 2017, el presidente de la república clausuraba la Gira Oficial Presidencial, que le llevó por todo el país. Fecha curiosamente que pudimos escuchar banalidades como: “Ahora se me viene a la memoria… por tanto, yo quiero pedir disculpas… San Antonio de Palea, debe ensancharse más. Vamos a crear dos distritos urbanos.”
Desde que el presidente la república pronunció aquellas guasonas palabras en la ciudad de Palea, ha despertado un interés febril en los “políticos” de Annobón. Ya que cada uno quiere que los tentáculos de Distrito urbano fueran a dejar huella en sus respectivas comarcas, para salir airosos más tarde con: “Os he prometido y he cumplido,” como si podrán alguna vez pensar por Annobón y su gente. Y para que ninguna comarca saliera desaventajada, después de duros enfrentamientos dialécticos entre ellos mismos; al final, idearon llevar el distrito urbano a Ákekel y Ábôbô, más tarde descartaron esta última localidad y añadieron a la lista a Liminda. Pero me pregunto ¿en su día, no se propuso construir el palacio presidencial en Liminda, y negaron, alegando que SOMAGEC gastaría desasidos materiales, porque el lugar dista demasiado del centro de la ciudad? ¿Cómo se les ocurre esta vez llevar el distrito urbano a dicha zona? ¿O sea, después de haber destruido la única escuela colonial en la isla, para construir el bunker presidencial, es cuando se dan cuenta que Liminda reúne condiciones sobradamente favorables para urbanizar? ¡Menuda gentuza!
El principal objetivo político con el que se ingenió los distritos urbanos, es para acercar la administración a los administrados que viven en las zonas periféricas de las capitales; evitando largos desplazamientos por cualquier oficio administrativo. Pero llama la atención el caso de Annobón. 
Los hermanos militantes de annoboneses, no dejan de demostrar sus torpezas y ridiculeces políticos; no se dan cuenta que ya no son efebos. Se olvidan que sus seguidismos políticos nociva a todo el pueblo annobonés. ¿Si no son capaces de lidiar por la modernización proporcionar de la ciudad de Palea, creen que harían algo con la creación de algún miserable distrito urbano? Si ninguno de ellos ha sido capaz de plantarse al director de SOMAGEC para exigirle que dejara de destruir el tejido natural de la capital y la mala ubicación del aeropuerto, cuánto más de cualquier otra parte de la isla. 
Analizando minuciosamente sus pretensiones, llegamos a la conclusión de la mala intención que se oculta detrás de los fingidos distritos urbanos. El objetivo es limpiar los vastos terrenos, y como bien saben que el gobierno no se molestará en invertir un céntimo en ningún distrito urbano en las tierras annobonesas no recogidos en su programa, entonces aprovecharán en apoderarse de los terrenos de los lugareños. Sí, pretenden hacerse con todo lo que abarca Ákekel y Liminda. Conviene sugerirles que abandonen esas insanas pretensiones. Recordarles que cada parcela de Ákekel y Liminda tiene un dueño, por tanto, que limiten esas retorcidas pretensiones. ¿Qué población reside en Ákekel o en Liminda para acercarle la administración a los administrados que allí habitan? Al parecer, ustedes no han leído los resultados del último censo de población de 2015. Es más que patente, en Annobón no existe población rural. ¿por qué pretenden arrebatar las fincas rústicas a sus propietarios ocultándose bajo el paraguas de distritos urbanos? ¿Cuántos daños más quieren hacer a Annobón? 
En todo la isla de Annobón no dispone de ni una sola carretera (que nadie se atreva a decir que no estoy cuerdo), las calzadas que se ven hoy en Palea, no han sido trazadas por ningún ingeniero sobre ningún papel (maqueta), son simples trazas abiertas para los tránsitos de camiones que transportaban áridos durante la construcción del inoperante muelle y el todavía inacabado aeropuerto, que se inició su construcción desde 2005, que en los martes y sábado de cada semana, los pilotos se juegan la vida, y las de los pasajeros.
Por qué se engañan. Dónde está la fábrica de la transformación de atún supuestamente financiada con nueve mil millones de francos Cefas por el Banco de Desarrollo de África Central, actualmente presidido por Fortunato Ofa Mbo Nchama, fábrica de transformación de atún que durante la campaña de 2016 se anunció con pomposidad, metiendo tanto ruido que el gobernó iba a construir en Annobón. Con el fantasma de la fábrica de atún, el gobierno utilizó para distraerlos de los distritos urbanos. 
Recordarlos que por sus incompetencias políticas y perfidias contra Annobón, siempre la isla ha estado al margen de todo proyecto de desarrollo, amén de la marginación política, social y económico que el gobierno estatal tiene sometido a Annobón desde siempre. Annobón no necesita ningún distrito urbano. Si la misma capital de la isla no dispone de hospital ni escuela, el agua potable, etc. ¿Creen ustedes que se haría en algún fantasma de distrito urbano? Dejen ya de alucinarse.
Palea, domingo, a 13 de agosto de 2017
Nánãy-Menemôl Lêdjam

miércoles, 14 de junio de 2017

KINDJÁ ZUĨ, DJÁ SAM PÚDÚL PÉ LAVÔL (15 de junio, Patrono de San Pedro)


   En nuestra serie, pueblos de la isla de Annobón, muchos curiosos  son los que están a la expectativa por conocer los orígenes de la comarca con mayor extensión y población en la isla, sin considerar la franja norte donde se haya enclavada la capital de la isla, nos aludimos a la circunscripción de Ánghändji, cuyo centro urbano es Sam Púdúl; ya que, según datos que poseemos, fruto de nuestras pesquisas sobre la localidad: patentizan que existieron otros asentamientos humanos en otros puntos de dicha localidad en los tiempos remotos, aunque de menor medida.
Como reza el rótulo de este reportaje, no vamos a  hablar de la génesis de la comarca, sino de un día muy significativo para los lugareños, la festividad patronal de la zona.
Según ÔPÀ (calendario original annobonés), el 15 de junio de cada año, se conmemora el solemne día o patrono de Sam Púdúl, el centro urbano de Ánghändji, denominado djá Sam púdúl pé lavôl.


CÓMO SE CELEBRA DJÁ SAM PÚDÚL PÉ LAVÔL

La festividad de este día es una mezcla de lo sacro con lo folclore y lo ágape. El hecho más excelente es la práctica de dá bôjồ y los juegos que se desarrollan durante el tiempo que dura dicha práctica.
Ante todo, se prima lo espiritual: Sangitã nghändji o met skol (la máxima figura espiritual de la iglesia natural de la isla) oficia el culto en la capilla de la localidad. Durante el oficio eclesial, no se puede dedicarse a ninguna otra actividad paralela, a excepción de la limpieza de algunos puntos que pasará la procesión con la imagen del primer apóstol de Cristo. Durante el servicio sacro, algunas mujeres comprometidas con el cofradía de la iglesia de la localidad, se sientan al frente de la capilla a un lado de la entrada, y con una especie de hierba trepadora, habilidosamente preparan una especie de corona y cinto, con los que se ornaría tanto la imagen del apóstol y los oficiantes espirituales durante la procesión en las calles del pueblo. Durante la sagrada función; hombres, mujeres y jóvenes de ambos sexos de nombres Bápù, Púdul, Nánãy/Nánãdji, Mámandji, Bapútxì, Pú, etc. O haber nacido en Ánghändji(que obligatoriamente de bautiza con el nombre del lugar o del primer apóstol de Jesús), se encargan de transportar agua salada, piedras planas adecuadas para la atención de bôjồ, desde la playa hasta el enfrente de la capilla. Mientras otros se encargan de preparar la hoguera con mesocarpios secos de coco.
           Mujeres preparando corona y cinto para la ocasión
 
  Una vez concluido el oficio sagrado, cuando los oficiantes están por salir de la iglesia, se anuncia a los feligreses congregados a las furas del recinto sagrado, al aproximarse el ministro de culto con sus acompañantes al portal, se hace detonar el primer estruendo de bôjồ, y empiezan los gritos de júbilo:
¡Aaaaat!                                        ¡Cuidado!
¡Aaaat Púdù d’Anghändji!          ¡Cuidado Púdù d’Ánghändji!
¡Aaaaat!                                        ¡Cuidado!
¡Aaaat! Púdù pé Lavôl!                ¡Cuidado Púdul señor (de la) Biblia!

Esta jubilosa declamación, se va repitiendo durante la recorrida hasta retornar a la capilla. Durante la preposición se hace alrededor de cuatro paradas obligadas para el rezo. La primera y más prorrogada se hace en la gran piedra sagrada asignada a rezos al apóstol Pedro, denominada: Budù xí á jabá kú Púdù pé Lavôl (piedra donde se danza con Púdù pé Lavôl sobre ella): es una piedra plana, el portador del ídolo del apóstol sube en ella; mientras el ministro espiritual alza los rezos al cielo, el portador de la efigie va haciendo unos movimientos danzarines, y tras él una mujer nágul, cofrade de la iglesia del santo apóstol, con un paño blanco bien redoblado, va haciendo movimientos de abanique de modo pausado y rítmico.
  Durante las estacionales para los rezos, predomina un silencio profundo en todo el pueblo, sólo se oye los rezos del met skol y los acompañantes. Sin embargo, al final de los rezos estacionales para retomar la trayectoria, los y las Bápù, Púdul, Nánãy/Nánãdji, Mámandji, Bapútxì, Pú, emiten vozarrones de vítores:

¡Aaaaat!                                        ¡Cuidado!
¡Aaaat Púdù d’Anghändji!           ¡Cuidado Púdù d’Ánghändji!
¡Aaaaat!                                        ¡Cuidado!
¡Aaaat! Pudù pé Lavôl!               ¡Cuidado Púdul señor (de la) Biblia!
     
 Todos con machete a mano raspándolos sobre las piedras, alzándolos al cielo, en señal de victoria, con el mismo vocifero de júbilo, sorteando considerables y diminutas piedras.
  La segunda pausa se hace en el río, en el tramo comprendido entre Áwa Mábayã y Budù d’Asôbê; la tercera en Palábatelu, la cuarta, en la desembocadura del río que da nombre a la comarca, hasta superar la pendiente y llagar a la capilla.
  Durante la romería, queda alguna gente frente la iglesia, explosionando bôjồ. Cuando la comitiva se aproxima a la capilla, los vítores y detonaciones de bôjồ se multiplican por mil.
Adentrando a la santa casa la comitiva eclesial, los que se quedan fuera, empiezan con un divertido juego, pero que sólo lo conducen los de nombres antes citados. El juego consiste en asar bananas maduras y van ofreciendo a todo aquel que acude al lugar del festejo (junto a la iglesia), cualquier persona no de nombre citados, que acepte en consumir lo ofrecido, de inmediato firma compromiso con el santo apóstol. Dicho compromiso consiste en contracción de una deuda con el apóstol, y sólo de una manera se paga dicho débito: si es un o una joven, su primogénito o primogénita obligatoriamente tendrá que llevar el nombre de Bápù, Púdul, Nánãy/Nánãdji, Mámandji, Bapútxì, Pú; si no lo hiciera, la nueva criatura, desde los pocos días de nacimiento, empezará sentir molestias extrañas, y su crianza será en sumo difícil. Si el progenitor/a no se acuerdan del pacto contraído con el santo apóstol de la localidad, desde más allá algún vidente recibe el recado para la familia, y de inmediato se le cambia el nombre al nuevo ser; en caso de ningunear el recado, el niño no sobrevive. Esa desgracia repite a la larga, hasta que se dé nombre del pueblo o patrono de la zona.
Finalizada la segunda parte del oficio espiritual, se procede a remarcar la cara a todos los participantes a la celebridad con fañá zêêt bôbô (fariña con aceite de palma), señal de purificación; acto que pone punto final la parte espiritual.

 Concluida con el aspecto espiritual, se procede con las comidas ágape sea en la plaza pública del pueblo o en la playa.
El acto de bôjồ consiste, ante todo, preparar hogueras con los mesocarpios del coco, sin dejarlo carbonizarse, una vez abrasado, se coloca sobre una piedra plana y remojada con agua salada, se coge otra piedra de tamaño más pequeño que el anterior y se golpea al mesocarpio incandescente emitiendo un estruendo y los congregados gritan: ¿Ôlêêê!. En el juego se denomina con el nombre bélico de cañón o dinamita.
       
 







 Dá bôjồ

Porqué del machete, preguntaría algún curioso. Es bien sabido que el machete es el arma con el que el apóstol Pedro empleó para cortar la oreja a uno de los saldados que fueron a detener a Jesús, es por ello, en esta celebridad, los Pú, Púdul, Nánãy/nánãndji, Mámandji, Bapú, Bapútxì, utilizan el machete para celebrar sus festividades.
Cabe señalar, que aun siendo natural de la localidad, si tu nombre no tiene nada que ver con el patrono de la lugar no se puede participar tales actos; y si uno o una lo hiciera, es porque está representando a uno o una cuyo nombre se relaciona con el pueblo o el santo patrono de la región.

jueves, 17 de septiembre de 2015

ABSURDA INTERPRETACIÓN DE LA POLÍTICA, DE ALGUNOS PEDEGISTAS DE ANNOBÓN.


 

“Hablo como individuo, no me confundan con otro ente”

   Hace bien poco, en un breve diálogo con un político annobonés, constaté de lo restringido y anquilosado que piensan la mayor parte de los que llevan el timón político de y en Annobón, en efecto, cómo los pedegistas (una gran parte de ellos) de sentidos obstruidos, incapaces de pensar y ver más allá de sus narices, y lo opaco que discurren sobre el ejercicio de la política.
  En un momento que consideré substancial para abordar con una considerada persona pública (clase política) de la sociedad annobonesa, el político, durante el razonamiento, como quien dice, ha encontrado la oportunidad para hacer pedagogía política y aconsejar a un niñato, enunció algunas palabras tan viles que no esperaba que salieran del fondo del alma de un sujeto de su calidad.
  La persona en cuestión, sólo tiene una definición absoluta pero desmesuradamente absurda de la palabra política, cuando traduce la misma del idioma isleño sotx (política), al idioma de Cervantes. Según nuestro interlocutor, “Sotx significa mentir” o sea, la política es una disciplina de mentir y engañar. Con esa hipótesis, asegura que la política no es un quehacer dirigido a la toma de decisiones de un grupo de personas para alcanzar objetivos marcados; tampoco como una forma de ejercer el poder con la intención de resolver o disminuir las posibles colisiones que pueden producirse en el seno de una sociedad, sino una coyuntura para mentir, someter, engañar, humillar y ultrajar a la sociedad.
  Si analizamos con cabeza bien fría la voz en cuestión, nos demos cuenta que la misma es una palabra polisémica, es decir, posee más de un significado o sentido.
Me tomaré la libertad de rubricar en este cuerpo, las diferentes acepciones de la voz en cuestión en líneas más abajo.
  En ningún momento el idioma ambô, sotx se traduce categóricamente como acto de mentir. Prueba de ello, cuando una persona está enamorada de otra y se lo manifiesta, pero la otra parte se reíste a sí misma en admitir sabiendo que también siente el mismo gusanito hacia el emisor/a; o simplemente cuando una persona ofrece alguna prima a algún receptor, y éste a pesar de su necesidad, insiste en no aceptar la recompensa, suele decirse “I ská fê sotx” (él/ella está fingiendo, no se dice está mintiendo. Por tanto, sotx no puede traducirse aquí como mentira. En otro contexto podemos apreciar cómo se entiende o es traducido sotx en nuestro idioma al español con la siguiente oración: “Inen sá ná ngê sotx” (ellos son gente de política, o sea, ellos son políticos), no creo que se manifiesta que son embusteros. En ninguna de las acepciones se interpretar sotx como el saber mentir.
  Los diferentes vocablos con los que se identifica la mentira en el idioma ambô son: ganduya, fantxila, veyaku, úvé, alô y las alocuciones: má säku (amarar el saco); I sá tondá (es Don embustero) o I sá mádá (es Dña embustera) estas dos alocuciones son muy recientes.
Inconcebible es digerir que sotx (ambô), política (español) signifique exclusivamente mentir, que un politólogo sea considerado un especialista en mentir. Lo indiscreto de todo eso, es que nuestro interlocutor, al sostener que sotx significa mentir y engañar, nos dejó otras sentencias muy distraídas. Sin darse cuenta se puso a contradecirse: “No sé mentir, pero soy político”, “No me metí en la política, sino desde el período de Macías me (metieron) hicieron político” “sotx ná sá já gäf” (La política no es buena cosa); “Hoy me dedico a la política por las circunstancias, no es por mi propia voluntad.” Eso sí se llama faltar a la verdad.
Nuestro político sostuvo en todo momento: “Mansé dá fantxaf” (no sé mentir); “sotx sá dá fantxil” (política es hablar embustes). Si nuestro sujeto no sabe mentir, pero se dedica a la política, según él, disciplina de la mentira, la pregunta sería ¿por qué se dedica a la ciencia de embelecos si no sabe mentir? La respuesta nos la ofrece él mismo, a pesar de que quiere mostrar que no miente, ni sabe mentir, él es un mendaz de primera línea, porque se halla en el ramaje del árbol de embustes, simplemente porque miente que no sabe mentir. Quiero dejar claro que el vocablo annobonés sotx, no se traduce como engañar, tampoco mentir, sino más bien político/a y fingimiento, según contexto oracional.
Lo triste de todo, nuestro raquítico mental político pretendía darnos lecciones políticas, pero se dio cuenta que de la política no tiene nada de qué ofrecernos, sólo podría, sin duda alguna, enseñarnos cómo se engaña al pueblo para enriquecernos a costa de éste.
La frase “Sotx sá já fêyu” (la política es mala cosa), que nuestros retrógrados pedegistas de la isla de Annobón les gusta decir, no es cierto, hacer política no es nada negativo, es un lenguaje pobre que emplean para intimidar a la gente cuando ven amenazados sus panes, y para salvaguardar su situación, sacan de las mangas que “hacer Política es un  mal oficio”, ¿pero si hacer política es malo, por qué se dedican a ello? ¡Qué menuda manera de mostrarse ser políticos! Reitero, decir que política es mala cosa, es una expresión asustadiza, al tiempo que es una vaga forma de intimidar a los demás. Estos que predican que hacer política es meterse en un campo de minas antipersonales e ingrato, son los mismos que derrochan todos sus esfuerzos por aferrarse en  el ejercicio político, beneficiarse de él, seguir pisoteando a los demás, y preparando a sus hijos para sustituirles en el supuesto mal oficio. ¿Desde cuándo un buen padre que ama con toda su fuerza a sus hijos, les prepararían para ser malvados? ¿O emprender el camino malo, viendo que hay otro mejor que éste? Estas mentiras son demasiadas perezosas e insostenibles. Si en nuestra sociedad actual, ejercer política es malo, es porque así los políticos quieren que sea el escenario.
  Al parecer, a nuestro interlocutor, cuando alguien habla de la mala situación política de Annobón y la actitud de los políticos annoboneses, le gusta recurrir a expresiones pobres para mostrar su desconocimiento de la política. En diciembre del año pasado protagonizó una triste y picante discusión con un joven en Palea. Mientras el otro le planteaba las vejaciones que los isleños reciben de los marroquíes que operan en la empresa SOMAGEC, y a pesar que los políticos annoboneses poseían todas las informaciones en sus poderes, ninguno movió un solo dedo en mediar la situación. Para la desgracia de nuestro personaje, textualmente respondió al dolido joven: “Ellos, (refiriéndose a los marroquíes) hacen esas cosas donde la gente tiene cerrado los ojos”. Esas pícaras  palabras cundieron en lo más profundo del joven y de una mujer que seguía la discusión, aquella señora, sin darse cuanta se involucró en la acalorada discusión, y respondió al político:
  -“Aaaah, esto es lo que sabes decir. Así defendéis los intereses de los annoboneses; para tu información, no estamos apagados, sino tú y el grupo de tus amigos sí sois los que estáis muertos, sois unos pares de cobardes. Para que te conste, algún día no muy lejano vais a lamentar de lo que está por venir, entonces responderéis. Sólo sabéis hablar de Annobón cuando buscáis los cargos para ganarse dinero a costa de nosotros y nada más.”
  Entendí que nuestro político pretendía decir al joven con quien discutía que no podían hacer ni decir nada a los marroquíes, que ellos, los políticos annoboneses, tienen la misión de guardar silencio en todo, y al final del mes, cobrar sus millones de Cefas por no decir nada, porque si dijeran algo, perderían sus favores. Este es el mismo político que una vez dijo: “estando ahí, no se puede decir nada, estamos ahí para decir sí y nada más.”
 
Malabo a 17 de septiembre de 2015
Nánãy-Menemôl LÊDJAM
 
 

 

 

viernes, 21 de agosto de 2015

ALERTA SANITARIA EN ANNOBÓN


 

“Hablo como individuo, no me confundan con otro ente”

Ya existes brotes de diarrea sanguinolenta en la isla de Annobón causadas por el agua que se suministra a la población  de la ciudad de Palea, según informó la Televisión Nacional, RTVGE.

 Anoche, la TVGE difundió una información que vino a revalidar el temor que presagiaba en el documento que hice público el pasado 16 de febrero bajo título Annobón podría sufrir de un brote de epidemia  en el que  trataba sobre la malsana agua que se consume en la principal ciudad de la isla de Annobón www.guinea-ecuatorial.net/inicio.asp?cd=ni9288
Todos vimos por la televisión Nacional cómo el pueblo expresaba su malestar por la insalubridad del agua que se consume y que en la actualidad está creando serios problemas de salud a la comunidad. A pesar del manifiesto de los entrevistados (esta vez ninguna autoridad política ni eclesiástica pudo desmentir como en otras ocasiones); me ha llamado la atención dos intervenciones: mientras el Secretario del Ilustrísimo Ayuntamiento en pocas palabras subrayó que: “De verdad, aquí las cosas van muy mal”. Y a pesar de las categóricas quejas de la población, el director de SOMAGEC en la isla, enrojecido por la vergüenza de las simplezas  obras que ejecuta su empresa en la capital de la isla, acompañado de una cínica sonrisa a modo insultante a toda la comunidad annobonesa, señala que todas las obras que realiza su empresa son buenas, y no entendía de dónde la gente inventa el cuento de que el agua que se consume no es buena, o que si un perro murió dentro del agua, por eso hay gusano y está causando diarrea a la gente. Afirma don Dominico Espadafora que: “Es el mismo agua que bebo desde que estoy aquí y nunca nada me ha pasado.” No se puede ser tan patrañero. Me permite señor Espadafora que le diga que desde que llegó a Annobón, nunca ha bebido una sola gota del agua que consume la población, prueba de ello, cada viaje que realiza las barcazas de su empresa a la isla, como mínimo, embarcan un contenedor de agua mineral, para el consumo de los empleados marroquíes y expatriados que trabajan en la isla, él mismo se baña con agua mineral.

Desde el mes pasado vengo recibiendo informaciones de la isla que la situación del agua se ha empeorando, el agua que mana de los grifos sale cargado de gusanillos negros, y que se puede apreciar con facilidad en los recipientes transparentes; y que mucha gente se está acudiendo al Centro de Salud, llámese hospital (que de hospital no reúne ni la mínima condición),  aquejándose de diarrea sanguinolenta provocada por el “agua potable” que en la isla se consume.

La TVGE difundió la noticia en evitación (supongo), de alguna posible sublevación de la comunidad, en esta ocasión, nadie quiso desmentir nada, como ocurrió el pasado mes de noviembre del año 2014; según informaciones de residentes en la isla, las autoridades en la isla intentaron silenciar el asunto, pero esta vez el pueblo decidió como un solo hombre. Las quejas de la población afloraron después que el Jefe de Estado abandonó la isla el pasado 17 de julio. Antes de que arribara el Presidente de la República a la isla, hubo un grupo de ancianos que querían presentar al Jefe de Estado la problemática situación del agua en la isla, pero las autoridades impidieron bajo amenazas.

Me pregunto, ¿si las autoridades  naturales de la isla, destinadas en su propia tierra no son capaces de defender a sus gobernados, quiénes creen que saldrían de dónde a velar por la libertad y el bienestar de los isleños? No concibo, por qué la clase política annobonesa se hace enemiga de sus gobernados cuando están en poder y cuando pierden las facultades, vuelven a ser amigos de todos, incluso se suman a la clase más agraviada.

Insto, para cerrar este escrito, que la clase política annobonesa deje de considerar a sus gobernados como piedras de tropiezos, un buen político es el que se acerca a sus representados para escucharles y conocer de primera mano sus necesidades. Un político que se rehúye de sus representados y gobernados, no es más que un anémico político, que reconoce su incapacidad. Un político honesto no debe ahuyentarse de sus gobernados, tampoco amenazarles ni humillarles, debe sentirse parte integrante de sus gobernados, pero el caso de los políticos annoboneses es inquietante.

Felicito al Ministro de Información y el Director de servicios informativos de la TVGE, por permitir que se difundiera dicha información por la televisión y no haberlo metido en el cajón.

 

Malabo a 21 de agosto de 2015

Nánãy-Menemôl Lêdjam

 

 

 

 

 

martes, 28 de julio de 2015

Esta noche estoy citado en la Gendarmería Nacional, por publicar un documento el día 8 del presente y la señora Menejal Madana, me cita esta noche a las 21h.
Aquí está la citación: